Caída del cabello (segunda parte)

En el artículo anterior vimos cual es la naturaleza del cabello, su estructura, cómo se forma y las fases de crecimiento del mismo. En este artículo comentaremos los distintos tipos de alopecia y cual es el tratamiento más adecuado para la caída del cabello.

La calvicie

Nos referimos a la caída de cabello -también conocida como alopecia o calvicie- como la pérdida de unidades capilares del cuero cabelludo en fase telógena.

La sintomatología de la calvicie comprende pérdida de cabello en áreas del cuero cabelludo con patrones circulares, caspa, lesiones de la piel y cicatrización. La alopecia aerata por lo general se manifiesta en áreas poco usuales, como por ejemplo las cejas, la parte trasera de la cabeza o encima de las orejas, zonas donde por otro lado no se presenta la alopecia androgenética.

En cambio, la alopecia androgenética en varones suele empezar por la coronilla y las entradas, con una pérdida y adelgazamiento del cabello. En las mujeres la alopecia androgenética acostumbra presentarse en la parte frontal y parietal.
Las personas tienen entre 100.000 y 150.000 cabellos en la cabeza. El número de hebras que normalmente se pierde en un día varía, pero en promedio es de 100. Con el fin de mantener un volumen normal, el pelo debe ser reemplazado a la misma velocidad a la que se ha perdido.

Los primeros síntomas de pérdida de cabello los encontramos al peinarnos y observar que quedan más cabellos de lo normal en el peine o en el baño después de la ducha.

Los tipos de calvicie más comunes son debidos a la alopecia androgénetica, la alopecia areata, y un adelgazamiento del cabello conocido como efluvio telógeno.

Otros tipos de alopecia habituales son la alopecia congénita, alopecia cicatricial, alopecia difusa de origen endocrino, alopecia progresiva y la alopecia postparto.

perdida-cabello

Alopecia androgénetica

Relativamente frecuente tanto en hombres como en mujeres; sin embargo, la intensidad de la caída de cabello en mujeres es generalmente menor que en los hombres.

La causa de la pérdida de cabello en la alopecia androgénetica en los hombres es debida a una combinación de la genética y la testosterona, producida por los testículos.

En las mujeres el andrógeno más importante que interviene en la alopecia androgenética es un esteroide débil, la androstenediona segregado por las glándulas suprarrenales y los ovarios.

La alopecia androgénetica afecta los 50 años a cerca de la mitad de los hombres y una cuarta parte de las mujeres.

Alopecia areata

Es un trastorno autoinmune, en que el sistema inmune ataca a los folículos pilosos, provocando la pérdida de pelo, generalmente en áreas redondeadas y de tamaño pequeño del cuero cabelludo o de la barba. Afecta tanto a hombres como a mujeres y aparecer en cualquier momento, aunque se dan más casos entre niños y adolescentes.

Aproximadamente el 2% de las personas desarrollarán alopecia areata en algún momento de su vida.

Alopecia congénita

Es un tipo de calvicie que se debe a la ausencia de bulbos pilosos al nacer. Este tipo de alopecia se adquiere durante el periodo embrionario pero no se debe a factores hereditarios.

Alopecia cicatricial

La alopecia cicatricial se caracteriza por la destrucción de los folículos pilosos y su posterior sustitución por tejido cicatricial. La inflamación que causa la destrucción del folículo no se observa a simple vista dado que se produce debajo de la superficie de la piel.

En algunos casos la pérdida de cabello es gradual, no presenta sintomatología, pasando desapercibida durante largos periodos de tiempo. En otros, sin embargo, la pérdida es más rápida y se asocia a un prurito intenso y ardor.

Alopecia difusa de origen endocrino

La pérdida de cabello se debe en este caso a una anomalía glandular normalmente asociada a alguna enfermedad de origen endocrino. La pérdida de cabello es progresiva aunque no llega a producirse una calvicie completa. El cabello se torna lacio y apagado percibiéndose una sensación de escasez.

La diabetes mal controlada puede producir alopecia difusa, generalmente en relación con un aumento de la pérdida de cabellos en fase telógena.

Otra causa común es el hipotiroidismo. Es muy frecuente la alopecia difusa del cuero cabelludo y más adelante la pérdida del vello corporal. La escasez de las cejas puede ser llamativa. El tricograma muestra una cantidad elevada de bulbos telogénicos. Habitualmente se recupera el pelo cuando se controla el hipotiroidismo, pero esta recuperación no siempre es completa.

El hipertiroidismo también se manifiesta en muchos casos con una alopecia difusa, pero rara vez es importante y además, suele ser reversible.

Por último, en algunas mujeres se observa una alopecia difusa al cabo de 3 ó 4 semanas de haber suspendido un tratamiento con anticonceptivos orales. En estos casos la repoblación ocurre espontáneamente.

Alopecia traumática

Este tipo de alopecia está causado por la fuerza de tracción aplicada al cabello. Normalmente ocurre por llevar el cabello recogido con moños, coletas o trenzas particularmente tensas.

Efluvio telógeno

El efluvio telógeno es un trastorno del cuero cabelludo que se caracteriza por el adelgazamiento o la pérdida de pelo a resultas de la entrada temprana del cabello en la fase telógena. Se trata de una caída difusa, reversible y más brusca que en el caso de la alopecia androgénica. Se manifiesta de dos a cuatro meses después de haber actuado la causa desencadenante sobre la fase telogénica del folículo piloso. La causa del efluvio telógeno es típicamente un evento físico o psicológicamente estresante. Por ejemplo el efluvio telógeno es muy común después del embarazo, en personas sometidas a un estrés físico o psicológico agudo, en dietas hipocalóricas e hipoproteicas o en individuos con enfermedades crónicas sistemáticas.

Tratar la caída del cabello

Como hemos visto la caída del cabello se debe a múltiples factores por lo que el tratamiento debe adaptarse a cada caso. Para ello es fundamental un buen diagnóstico, basado en el dermograma y el tricograma.

Con el dermograma observamos el estado del cuero cabelludo, su flexibilidad, textura, hidratación, etc. Con el tricograma se analiza microscópicamente el estado y la capacidad regenerativa del bulbo piloso. Ambas pruebas aportan al tricólogo los datos para poder pautar un tratamiento eficaz dependiendo del origen de la afección.

Tal como comentamos en la primera parte del artículo, el cabello tiene un ciclo vital que se divide en 3 fases. En un ciclo equilibrado el cabello se encontraría en un 85% en fase anágena, un 5% en fase catágena y un 10% en fase telógena. Cuando notamos pérdida de cabello se acelera el ciclo folicular pudiendo llegar a haber de un 40 a un 60 por ciento de cabello en fase telógena.

El tratamiento de la caída del cabello debe iniciarse equilibrando el cuero cabelludo, dado que a menudo suele estar deshidratado, graso, con caspa, etc. Para ello se limpian los folículos pilosos de productos de desecho y toxinas, se devuelve a las glándulas sebáceas su actividad normal y se restablece el correcto funcionamiento del manto hidrolípico. Para esta primera fase los tricólogos de Rueber recomiendan la aplicación de la crema regeneradora Iboderm así como el uso de un champú adecuado a cada caso. Los tónicos deben ser sin vasodilatación. Dependiendo de la afección se aplicará Fancy, K-9, o Lipoacid-T.

Una vez el cuero cabelludo se halle equilibrado el tratamiento debe tomar un enfoque estimulador y nutritivo.

Como estimulador aplicar R-Activo al 1% o al 2%. Este tónico produce un aumento de la temperatura local, estimulando la fluidez del riego sanguíneo aportando energía a los bulbos anémicos, atróficos o desnutridos. También podemos acompañar con el uso de parches Vicapteina.

Por último debemos fortalecer la debilidad de la papila mediante el aporte de vitaminas. Para tal fin Rueber dispone de Vasodil-Minol Tónico, Vasodil-Minol Viales y las cápsulas Minoelements.

Rueber pone a disposición de las farmacias la posibilidad que un tricólogo realice de forma periódica sin coste para el farmacéutico ni para los pacientes, una analítica completa basada en el dermograma y el tricograma. Con los resultados de dicha analítica se da un diagnóstico personalizado, claro y conciso de la posible causa de la afección capilar y se estudia el tratamiento adecuado para cada caso. Conforme a lo determinado, se fija el tratamiento personalizado y nuestro profesional se desplaza periódicamente a la farmacia para realizar el seguimiento. Si desea más información sobre este servicio póngase en contacto con Rueber a través del Formulario de contacto.

IMAGEN DE CABECERA:
La imagen “calvicie.jpg” es una derivada de M-Head de Dave Haygarth usada bajo una licencia CC BY 2.0. “calvicie.jpg” se encuentra bajo licencia CC BY 2.0 por Rueber S.L.